miércoles, 5 de mayo de 2010

UNA CARTA DE AMOR


En los buenos tiempos brindan las copas de champaña con música y algarabía, las cartas de amor vienen y van, pero en los tiempos difíciles, todos se alejan, ya nadie te mira, ni te sonríe y en los recuerdos de todos, vas desapareciendo como las huellas en la orilla de la mar.
.
El oleaje de los acontecimientos te va robando presencia y te vas convirtiendo en un ser invisible y las únicas cartas que recibes son las cartas que no recibes, las de adiós, silencio, soledad.

Sucedió pues que así la vida se marchitaba y así la vida se perdía tal como rueda una piedra en el camino, que alguien la empuja o la patea y ¿a donde ira a parar? Pero una carta llego, una carta de Amor, que así decía:
“Te amo con un Amor que crece, que no tiene limites, que te abraza y besa tu frente y te recuerda que aunque los tiempos sean extremos y difíciles, yo te acompaño, no te abandono, en ti creo. No te preocupes demasiado, sigue adelante, cree en el Amor."

Y quien leyó esa carta, pequeña pero profunda, enjugo sus lagrimas, reflexiono acerca de su vida. ¡ Cuantas cosas habían pasado! ¡Cuantas promesas! ¡Cuanta música que dejo de escuchar! todos le habían abandonado, pero ¿quien firmaba esta hermosa carta de esperanza, de ilusión, de fe y de Amor?

Y fijo sus ojos en aquella carta y comprendió que saldría victorioso que todo retornaría al bien, al progreso, pero que esta vez no los perdería .Esta carta había iluminado su esperanza y lo había fortalecido. Aunque todo había sucedido y todos le habían abandonado, hoy comenzaría otra vez.

Y la carta al final, decía: "
Te amo, te amo, nunca dejare de amarte."
.
Y la firmaba: Tu Padre, Dios.

..
Pintura y Escrito:
Oscar Basurto Carbonell
Armonía y Paz
Pensamientos para reflexionar
E-mail:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada